fbpx Skip to main content

Neurohacking puede sonar como algo sacado de una novela de ciencia ficción. Sin embargo, se ha convertido en una tendencia real en la medicina psiquiátrica, así como en las aplicaciones de “hágalo usted mismo” para mejorar el rendimiento del cerebro. Se trata de “hackear el cerebro”: aplicar el conocimiento de cómo funciona el cerebro para reconfigurar los patrones de pensamiento y los comportamientos. No tienes que ser un científico del cerebro para hacerlo. Este artículo explicará el neurohacking, cómo funciona y las formas de usarlo para hackear tu propio cerebro.

¿Qué es el neurohacking?

El neurohacking es cualquier actividad utilizada para mejorar las capacidades cerebrales. Implica entender cómo funciona tu cerebro y aplicar técnicas para mejorarlo. Los neurohackers utilizan múltiples estrategias y ejercicios diferentes para “hackear el cerebro” con el objetivo de mejorar los reflejos, aprender más rápido o tratar trastornos psicológicos.

Cuando escuchas la palabra “hackear”, probablemente piensas en el término tecnológico. El neurohacking funciona de manera similar. Al igual que un pirata informático debe aprender el funcionamiento interno de una computadora para obtener acceso a su sistema, un neurohacker necesita comprender el cerebro para modificar su red neuronal.

Los neurocientíficos usan herramientas para “mapear” la estructura y función del cerebro. La resonancia magnética funcional (fMRI) muestra imágenes multicolores que se iluminan según el flujo sanguíneo, lo que indica la activación de las células cerebrales, llamadas neuronas. La electroencefalografía (EEG) también demuestra la actividad cerebral al medir las señales eléctricas de las neuronas a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo.

Al observar la actividad en el cerebro y cómo cambia bajo ciertas condiciones, los neurólogos han desarrollado varias técnicas para crear resultados positivos, como tratar la depresión o la adicción.

Incluso aquellos sin experiencia en ciencias del cerebro pueden aplicar técnicas de neurohacking. Nuevos métodos y herramientas asequibles han popularizado el neurohacking casero, especialmente entre los técnicos de Silicon Valley, que utilizan hábitos de estilo de vida, suplementos naturales, ejercicios mentales, equipos de seguimiento de señales cerebrales o incluso microdosis de psicodélicos para mejorar el rendimiento cognitivo, la concentración y la creatividad.

Herramientas y técnicas de neurohacking

Los neurohackers han ideado docenas de formas de mejorar la capacidad cerebral. Exploremos algunas de las herramientas y técnicas populares de neurohacking, utilizadas por científicos y neurohackers por igual, para mejorar la actividad y el rendimiento del cerebro.

Cambios en el estilo de vida para la salud del cerebro

El Dr. Dale Bredesen es un neurólogo de renombre mundial y el autor más vendido del New York Times. Dirigió un estudio observando 150 variables que impactan la función cerebral. Sobre la base de estos resultados, desarrolló técnicas de piratería cerebral para apoyar la salud del cerebro y revertir el deterioro cognitivo en pacientes con Alzheimer. El estilo de vida tiene un gran impacto en la salud del cerebro, según el Dr. Bredesen. Con base en su investigación, desarrolló un protocolo PreCODE para optimizar la salud del cerebro y defenderse contra la neurodegeneración a través de hábitos como evaluaciones cognitivas, una dieta levemente cetogénica y ejercicios cerebrales.

El Dr. Bredesen no es el único que hackea el cerebro a través de hábitos saludables. En su discusión, Cómo la neurociencia puede hackear el potencial de su cerebro , el neurocientífico de Stanford, el Dr. Andrew Huberman, recomienda su propio régimen de hábitos de estilo de vida para hackear la salud del cerebro:

  • Suplementos cerebrales naturales y nootrópicos para apoyar la salud cognitiva
  • Meditación para entrenar patrones de pensamiento.
  • Hipnosis para hacer cambios dentro de la mente inconsciente o subconsciente
  • Actividad física, como artes marciales o yoga, para mejorar la concentración y la resistencia mental.
  • Buenos hábitos de sueño para regenerar el cerebro

Recableado de vías neuronales

“La mayoría de la gente tiene un camino de tierra hacia la felicidad y una autopista hacia el dolor. Prepárate para que tengas un camino hacia el placer”. Tony Robbins

El cerebro consta de trillones de vías neuronales donde las células cerebrales envían y reciben mensajes. En el cerebro de un niño, estas vías apenas comienzan a formarse. Esto facilita que los niños aprendan cosas nuevas (por lo tanto, a los niños les resulta mucho más fácil que a los adultos aprender un nuevo idioma).

A medida que envejecemos, estos caminos se pavimentan y se vuelven más concretos. Las habilidades se vuelven más fáciles a medida que toma esos caminos una y otra vez. Es un gran mecanismo para el aprendizaje (¿te imaginas si le costara tanto esfuerzo caminar como a un niño pequeño?). Pero hace que sea más difícil desaprender hábitos destructivos o patrones de pensamiento negativos.

Afortunadamente, el cerebro es un sistema dinámico y flexible. Tiene la capacidad de cambiar y reconfigurarse, un concepto conocido como neuroplasticidad. Literalmente, puede cambiar de opinión al piratear la capacidad de su cerebro para volver a cablear y redirigir sus vías neuronales.

Entonces, ¿cómo repavimentas tus caminos mentales hacia direcciones más positivas? Las prácticas de meditación pueden ayudar a reconocer patrones de pensamiento destructivos y redirigir pensamientos, allanando el camino hacia el pensamiento positivo.

Los neurólogos han comenzado a utilizar enfoques mejorados para “reconectar” a fin de tratar enfermedades mentales y adicciones. Por ejemplo, los adictos a la cocaína pueden observar la actividad cerebral durante un antojo a través de neurorretroalimentación fMRI en tiempo real . Pueden tomar las medidas correctas en este momento crucial para reconfigurar el circuito de ansias en el cerebro, de modo que las ansias se vuelvan lentamente menos intensas.

Este tipo de cableado también ayuda a las personas con depresión. Los neurocientíficos comparan la actividad cerebral de pacientes deprimidos con la actividad cerebral sana. Descubrieron que las personas con depresión muestran menos actividad en la corteza prefrontal dorsolateral en comparación con los cerebros sanos. Los neurocientíficos usan dispositivos para enviar corrientes electromagnéticas a través del cuero cabelludo a áreas menos activas del cerebro para estimular la actividad. Varias sesiones de este tipo de terapia ayudan a reconfigurar el cerebro con resultados prometedores: los estudios han encontrado una tasa de remisión del 33 % para los participantes con depresión resistente al tratamiento .

Trauma de reasignación

Lo que te sucedió en tu pasado da forma a tu forma de pensar.

En una situación traumática, como un accidente automovilístico, tu cerebro entra en modo de supervivencia. El núcleo basal, una pequeña área en la base del cerebro, envía una alerta. Libera una sustancia química llamada acetilcolina en lugares específicos del cerebro, enfocando toda la actividad en salir del peligro.

Este hiperenfoque en la supervivencia tiene mucho sentido durante una emergencia. Pero puede hacer que su cerebro se quede atascado en modo peligro. El cerebro tiene dificultades para separar los eventos seguros que suceden ahora de los eventos peligrosos que sucedieron en el pasado. El cerebro del sobreviviente presiona el botón de pánico cada vez que se sube a un automóvil.

Entonces, ¿cómo cambias algo traumático en algo positivo? Cambiar su cerebro, reasignar, requiere activar químicos particulares en el cerebro en el momento adecuado.

Para anular la respuesta de alerta, deberá reasignar el sistema con experiencias positivas. Al volver a exponer a la persona de forma incremental al desencadenante, su cerebro vuelve a asociar lentamente la conducción de un automóvil con experiencias más positivas. Los terapeutas pueden usar este tipo de reasignación para ayudar a sus pacientes a curarse del trauma en una variedad de situaciones.

Muchos consideran que el cerebro es el objeto más complejo del universo. Si bien todavía tenemos mucho que aprender, estas técnicas de neurohacking abren nuevas fronteras en la salud del cerebro, con el potencial de mejorar el bienestar general y tratar afecciones cognitivas que antes los expertos consideraban intratables.

Si disfrutó este artículo, consulte Por qué más millennials se toman en serio la protección del rendimiento cerebral.