fbpx Skip to main content

Si alguna vez se rascó una picadura de insecto o tosió por un dolor de garganta, entonces sabe cómo se siente la inflamación. Una respuesta inflamatoria saludable es parte del sistema de curación natural del cuerpo para combatir lesiones e infecciones. Pero a veces, el sistema inmunitario se vuelve hiperactivo, lo que puede causar dolor y eventualmente convertirse en una enfermedad. Pequeños cambios pueden marcar una gran diferencia en el alivio de la inflamación crónica. Aprenda hábitos saludables que puede tomar para reducir las molestias de la inflamación, recomendados por los médicos.

¿Qué es la inflamación?

La inflamación es la respuesta de su cuerpo al ataque.

Si se lesiona o se infecta con patógenos, como virus, parásitos o bacterias, activa su sistema inmunológico. Esto desencadena la respuesta inflamatoria.

Su cuerpo entra en modo de defensa y envía células protectoras. El flujo sanguíneo aumenta y envía glóbulos blancos para engullir y devorar patógenos. Los vasos sanguíneos se dilatan , lo que permite que fluya más sangre. Esto hace que el área inflamada se enrojezca, se sienta caliente y se hinche.

La inflamación también aumenta la producción de bradicinina e histamina. Estas hormonas irritan los nervios, lo que provoca dolor. Esta respuesta al dolor le ayuda a sanar. Cuando te duele el área lesionada, tiendes a proteger esa parte del cuerpo.

Signos de inflamación aguda

  • Enrojecimiento
  • Hinchazón
  • Calor
  • Dolor
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Acceder a fluidos (como mucosidad durante la congestión nasal)

Aunque puede causar molestias, la inflamación suele indicar que tu cuerpo ha hecho su trabajo. La inflamación aguda solo dura unos pocos días. Ayuda a su cuerpo a combatir infecciones, sanar y eliminar las células dañadas del tejido.

La inflamación también puede ocurrir debido a estrés no infeccioso, como malos hábitos alimenticios o exposición a químicos tóxicos. Esto puede conducir a una inflamación crónica, una respuesta autoinmune prolongada que puede durar varios meses o años.

Cuando la respuesta inflamatoria se mantiene continuamente activa, puede dañar su salud. Puede conducir a trastornos autoinmunes como la artritis reumatoide o la esclerosis múltiple. Con el tiempo, la inflamación crónica puede causar enfermedades graves, como enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer.

Síntomas de la inflamación crónica

  • Dolor corporal
  • Fatiga crónica e insomnio
  • Trastornos del estado de ánimo
  • Pérdida de peso o aumento de peso
  • Afecciones gastrointestinales, como estreñimiento, diarrea y reflujo ácido
  • Infecciones persistentes

 

Neuroinflamación y Salud Cerebral

La inflamación a largo plazo puede tener un impacto especialmente negativo cuando se trata de la salud del cerebro. La neuroinflamación generalmente protege al cerebro contra infecciones y lesiones. Pero cuando está fuera de control, puede afectar las células del cerebro, lo que lleva a un deterioro cognitivo y a un mayor riesgo de enfermedades relacionadas con la edad, como el Parkinson y el Alzheimer.

El Dr. Dale Bredesen es un destacado neurólogo que se especializa en enfermedades neurodegenerativas. Pasó tres décadas investigando lo que le sucede al cerebro a medida que envejecemos e identificó la inflamación como uno de los factores subyacentes que aumentan el riesgo de Alzheimer.

Según el Dr. Bredesen, la respuesta de la neuroinflamación envía una avalancha de células y fluidos para ayudar a sanar y combatir infecciones. Una parte de esta respuesta incluye la producción de amiloide.

Normalmente, la proteína amiloide ayuda con el crecimiento y la reparación de los nervios. En el caso de la inflamación crónica, el cuerpo continúa produciendo amiloide. Con el tiempo, esto puede conducir a la acumulación de placas cerebrales, una característica de la enfermedad de Alzheimer.

Cómo reducir los síntomas de inflamación

Hay pasos que podemos tomar para reducir los síntomas de inflamación y disminuir el riesgo de enfermedad. En su libro The End of Alzheimer’s , el Dr. Bredesen sugiere cambios en el estilo de vida que pueden tener un gran impacto en la reducción de la inflamación en el cerebro y el cuerpo.

1. Reduzca el consumo de grasas trans

Los alimentos procesados causan inflamación en el cuerpo al afectar las bacterias que viven en nuestro intestino. Esto desencadena una respuesta inflamatoria incluso sin una infección. Para reducir los síntomas de la inflamación por una nutrición deficiente, el Dr. Bredesen recomienda limitar el consumo de alimentos procesados, especialmente las grasas trans que se encuentran en los productos horneados y las comidas rápidas.

2. Reducir la ingesta de azúcar

Los adultos en los EE. UU. consumen un promedio de 77 gramos de azúcar por día . ¡Eso es más de 3 veces la cantidad recomendada!

Piensa en el azúcar como leña. Proporciona una fuente de energía. Pero, si agrega demasiada leña al fuego, las llamas crecen fuera de control. Muchas personas viven vidas sedentarias, de baja actividad y no queman ese exceso de energía. Esto hace que nuestros cuerpos reconozcan el azúcar como veneno, lo que provoca una inflamación crónica. El Dr. Bredesen recomienda limitar el consumo de azúcar a pequeñas cantidades, alrededor de 15 gramos por día.

The Best Keto Sweeteners for a Low-Carb Diet

3. Come alimentos antiinflamatorios

Así como comer los alimentos “inadecuados” puede desencadenar la inflamación, una dieta saludable también ayuda a reducir las molestias causadas por la inflamación. El Dr. Bredesen desarrolló KetoFLEX 12/3 como guía para aliviar la inflamación crónica en el cuerpo y el cerebro. Es una dieta ligeramente cetogénica rica en plantas combinada con un ayuno intermitente de 12 horas (incluidas 3 horas antes de acostarse).

Alimentos para reducir la inflamación:

  • Verduras sin almidón y verduras de hoja verde
  • Proteínas animales ricas en ácido docosahexaenoico (DHA), como salmón, mejillones, ostras y cangrejo de las nieves Alimentos con colina, como huevos, hígado y carne de res alimentada con pasto
  • Alimentos prebióticos como champiñones, jícama y puerros
  • Alimentos probióticos con cultivos activos vivos como chucrut, kimchi, pepinillos agrios, sopa de miso y kombucha
  • Grasas saludables, como aceite de oliva, aguacates, nueces y semillas

4. Agrega extracto de hoja de ginkgo a tu rutina

Es posible que haya oído hablar de personas que usan Ginkgo biloba para mejorar la memoria . Los estudios también han encontrado que el ginkgo es efectivo para reducir la inflamación, particularmente en el cerebro.

Using Ginkgo biloba to Improve Memory: What You Need to Know

El Dr. Bredesen recomienda tomar 120-240 mg de extracto de hoja de ginkgo diariamente por sus beneficios antiinflamatorios y neuroprotectores, junto con otros ingredientes saludables para el cerebro como fosfatidilserina, gotu kola, cúrcuma, extracto de café y propóleos.

5. Mantén una buena higiene dental

Mantener una buena higiene dental juega un papel muy importante en la salud general. Piense en la boca como una puerta de entrada al resto de su cuerpo. Cualquier infección en la boca puede afectar todo su sistema. Según el Dr. Bredesen, las bacterias de la boca se filtran al torrente sanguíneo y causan inflamación crónica en todo el cuerpo. Asegúrate de visitar al dentista para tu limpieza anual. Desarrolle buenos hábitos de higiene, como usar hilo dental a diario o usar Waterpik para reducir la acumulación de placa, una película pegajosa compuesta principalmente de bacterias que pueden causar enfermedades de las encías.

Pequeños cambios con el tiempo ayudan a reducir la inflamación

Aunque los hábitos pueden parecer difíciles de romper al principio, no es imposible. Tome medidas para proteger su cerebro. Coma una dieta bien balanceada. Mantener hábitos diarios saludables. Complemente su dieta con hierbas saludables para el cerebro . Incluso los pequeños cambios pueden tener un gran impacto con el tiempo en cómo te sientes a medida que envejeces. A la larga, valdrá la pena reducir los síntomas de inflamación y prevenir futuras enfermedades.