fbpx
Logotipo de NeuroQ
Protection-from-ginkgo
Antioxidant-Protection-from-Ginkgo

Protección antioxidante del extracto de hoja de ginkgo

¿Cuál es el secreto para vivir una vida larga y saludable? Una de las especies de árboles más antiguas de la tierra podría tener la respuesta a esta antigua pregunta. Los árboles de ginkgo existen desde hace millones de años: ¡sus ancestros son anteriores a los dinosaurios! No sorprende que una planta tan resistente también tenga propiedades curativas para la salud a largo plazo. En particular, la protección antioxidante del ginkgo equilibra los radicales libres dañinos en el cerebro y el cuerpo. Obtenga más información sobre cómo este poderoso antioxidante protege la salud a largo plazo.

Get-NeuroQ

Ginkgo biloba , “el árbol más antiguo de la Tierra”

Antes de que los dinosaurios vagaran por la tierra, el poderoso árbol ginkgo crecía en América del Norte, Europa y Asia. ¡Esta especie de planta resistente se remonta a más de 200 millones de años! No es de extrañar que se haya ganado el apodo de “árbol fósil viviente”.

¡El árbol ginkgo evolucionó y sobrevivió más allá de la extinción de los dinosaurios e incluso durante la Edad de Hielo! Los científicos calculan que el ser humano comenzó a cultivarelárbol más antiguo de la Tierra” hace unos 1.000 años en China, donde los monjes budistas que vivían en monasterios junto a las montañas cultivaban el ginkgo por sus nueces. Durante miles de años, la medicina tradicional china ha valorado el Ginkgo biloba por sus propiedades curativas.

Eventualmente, el árbol se extendió a otras partes de China. En los siglos XIV o XV, se abrió paso a lo largo de las rutas comerciales costeras de Corea y Japón. Se plantó por primera vez en Europa a principios de 1700 y en América a finales de ese siglo.

Hoy en día, los altísimos árboles de ginkgo brindan sombra refrescante en muchas ciudades. Reconocerá los árboles de ginkgo en las calles de Tokio y Seúl, y también en Manhattan. Crece con hojas verdes en forma de abanico, de 2-3″ de largo y ancho, que se vuelven de color amarillo brillante en otoño.

¡Los árboles de ginkgo pueden vivir hasta 3000 años! Las plagas parecen ignorarlos en su mayor parte y toleran la contaminación del aire, la sal y el calor. Algunos árboles incluso sobrevivieron al bombardeo nuclear de Hiroshima de la Segunda Guerra Mundial. Es lógico que un árbol tan resistente albergue los secretos de la longevidad.

Usos Terapéuticos del Ginkgo

En 1965, el médico y farmacéutico Dr. Willmar Schwabe III comenzó a estudiar el Ginkgo biloba por sus posibles beneficios medicinales. Descubrió los efectos terapéuticos de la planta sobre la cognición y el flujo sanguíneo. El extracto de Ginkgo biloba tomado de sus hojas secas de ginkgo creció constantemente en popularidad y se convirtió en uno de los suplementos herbales más populares de la actualidad.

Millones de personas toman ginkgo para mejorar la memoria. Puede atravesar la barrera hematoencefálica, lo que hace que el Ginkgo biloba sea especialmente beneficioso para la salud cognitiva.

El ginkgo mejora la cognición de varias maneras:

  • Aumenta el flujo de sangre al cerebro, lo que alimenta las células cerebrales con oxígeno para mejorar la memoria y el pensamiento.
  • Puede reducir los síntomas del estrés.
  • Puede reducir la inflamación y apoyar la capacidad de reparación del cuerpo.
  • Actúa como antioxidante, eliminando los radicales libres dañinos para proteger la salud del cerebro a largo plazo.

Radicales Libres y Salud

Uno de los principales beneficios del ginkgo es que actúa como antioxidante. Mantiene un equilibrio saludable de radicales libres y limita su daño a las células del cuerpo.

Los radicales libres son moléculas inestables que reaccionan rápidamente con otras sustancias.

Las células utilizan el oxígeno como energía para hacer su trabajo. Cuando procesan esta energía, dejan atrás partículas de desecho llamadas radicales libres. Estas moléculas altamente inestables reaccionan fácilmente con otras células y las dañan. Con el tiempo, estas reacciones químicas pueden causar mutaciones que conducen a enfermedades. Los radicales libres comunes incluyen oxígeno singlete, peróxido de hidrógeno, superóxidos y radicales hidroxilo.

Los radicales libres no son los malos. De hecho, los estudios han descubierto que unos niveles moderados de radicales libres podrían ayudar al funcionamiento del organismo. El problema se produce cuando se forman demasiados radicales libres y superan la capacidad del organismo para regularlos.

Los factores externos, como fumar cigarrillos, una dieta deficiente o la exposición a la contaminación, pueden causar la formación de demasiados radicales libres. Si esto sigue ocurriendo, comienza un proceso llamado estrés oxidativo. A medida que envejecemos, el estrés oxidativo daña las células del cuerpo.

El estrés oxidativo a largo plazo provoca daños en el sistema cardiovascular, los tejidos y el ADN. Con el tiempo, esto puede resultar en una serie de enfermedades y signos de envejecimiento.

El estrés oxidativo provocado por el daño de los radicales libres puede contribuir a:

  • Mala salud cognitiva
  • Arterias obstruidas
  • Exceso de inflamación
  • Signos de envejecimiento, como arrugas, manchas oscuras, piel flácida o pérdida de cabello
  • Disminución de la visión
  • Aumento del azúcar en la sangre

¿Cómo afecta el estrés oxidativo a la cognición?

Al igual que el resto del cuerpo, el cerebro necesita un equilibrio saludable de antioxidantes y radicales libres para funcionar. Los radicales libres promueven el crecimiento de las células cerebrales. También ayudan a su cerebro a formar nuevas vías neuronales.

Demasiados radicales libres crean estrés oxidativo, que puede tener un efecto particularmente negativo en el cerebro. El cerebro se abruma. Con el tiempo, esto acelera el envejecimiento y contribuye a las enfermedades neurodegenerativas.

El neurólogo de renombre mundial, el Dr. Dale Bredesen, ha pasado tres décadas investigando los cambios que ocurren en el cerebro que pueden conducir a enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer. Su best-seller del New York Times, The End of Azheimer, identificó el estrés oxidativo como uno de los factores clave que conducen a la enfermedad.

Cómo reducir el estrés oxidativo

No podemos evitar por completo el daño de los radicales libres. Pero podemos tomar medidas para reducir el estrés oxidativo y prevenir los daños y las enfermedades causados por los radicales libres.

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a mantener niveles saludables de radicales libres en el cerebro y el cuerpo. Eso comienza con la reducción de los factores ambientales que contribuyen a la sobreproducción de radicales libres, como una dieta deficiente, fumar o pasar demasiado tiempo bajo el sol.

También puede mitigar el estrés oxidativo aumentando sus niveles de antioxidantes. Los antioxidantes combaten los radicales libres en el cuerpo. Protegen las células del daño de los radicales libres a medida que envejecemos.

Consejos para reducir los radicales libres y el estrés oxidativo

  • Consuma una dieta balanceada rica en antioxidantes.
  • Evite fumar cigarrillos
  • Aprender estrategias para gestionar el estrés
  • Protege la piel del exceso de exposición solar.
  • Evitar la contaminación ambiental, como la mala calidad del aire.

Protección Antioxidante

El cuerpo produce antioxidantes de forma natural para protegerse contra el estrés oxidativo causado por el daño de los radicales libres. También puede obtener protección antioxidante de los suplementos y los alimentos que come. Los estudios han demostrado que los antioxidantes, como el Ginkgo biloba, son eficaces para neutralizar los radicales libres inestables.

Para combatir los efectos del estrés oxidativo en el cerebro, el Dr. Bredesen recomienda una dieta saludable para el cerebro, completa con alimentos ricos en antioxidantes. También sugiere tomar 120 mg de extracto de hoja de ginkgo diariamente por sus beneficios antioxidantes y neuroprotectores, junto con otros ingredientes saludables para el cerebro como fosfatidilserina, gotu kola, cúrcuma, extracto de café y propóleos.

Otras fuentes de antioxidantes

  • Chocolate negro
  • arándanos
  • nueces pecanas
  • fresas
  • Alcachofas
  • Frambuesas
  • Gotu kola
  • Propóleos
  • Cúrcuma

¿Cómo protege el ginkgo contra los radicales libres?

El extracto de las hojas de ginkgo (EGb 761) apunta y neutraliza los radicales libres dañinos. También puede actuar como neuroprotector de los tejidos cerebrales ya dañados por la exposición a radicales libres como el hidroxilo o el superóxido.

Principalmente podemos acreditar la protección antioxidante del ginkgo a sus flavonoides, un tipo de pigmento vegetal. Sus ginkgólidos también parecen apoyar la salud del cerebro al inhibir la formación de radicales libres.

Ginkgo también tiene otros beneficios cognitivos. Los neurólogos recomiendan tomar ginkgo para aumentar el flujo sanguíneo al cerebro. Más flujo sanguíneo cerebral significa que su cerebro recibe más oxígeno y nutrientes, mejorando el pensamiento, la memoria y la creatividad.

El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo. Aunque todavía tenemos mucho que aprender, la investigación ha comenzado a iluminar formas de proteger nuestra salud cognitiva. La buena noticia: podemos tomar medidas ahora para mantener nuestro cerebro saludable y protegerlo contra los efectos del estrés oxidativo.

NeuroQ Memory & Focus contiene extracto de hoja de ginkgo, gotu kola, propóleo y más para ayudar a estimular su cerebro y protegerlo contra daños.

Entrada anterior

Uso de Ginkgo biloba para mejorar la memoria: lo que necesita saber

Próxima publicación

Vivir con Hiperfantasía