fbpx
Logotipo de NeuroQ
traffic-brain-health
traffic-and-the-brain

Por qué el ruido del tráfico podría aumentar su riesgo de padecer Alzheimer

Sabemos que prevenir el deterioro cognitivo es infinitamente más fácil que revertirlo. Participar en muchas opciones de estilo de vida que promuevan una buena salud cerebral a largo plazo, la “higiene cerebral” es la defensa más eficaz contra la demencia y los subtipos de demencia.

Convierta en una rutina dormir lo suficiente y de alta calidad, mantenga una dieta saludable para el corazón y controle el estrés y la ansiedad a través del ejercicio y la lectura. Practicar la moderación cuando se trata de alcohol también promueve un cerebro limpio y saludable.

Suena simple, pero sabemos que la demencia es una variedad de condiciones provocadas por células cerebrales dañadas. Cualquier cosa que pueda hacer para mantener intactas sus células cerebrales puede ayudar a mantener a raya estas condiciones.

El Alzheimer, por ejemplo, generalmente es causado por una acumulación de exceso de proteínas o “placa” que interfiere con la comunicación entre las neuronas o un bloqueo de los vasos sanguíneos en el cerebro que tiene un efecto similar.

Esta acumulación de proteínas, así como los vasos sanguíneos bloqueados, se remontan a factores como la salud del corazón y la calidad del sueño, e históricamente se han atribuido a las elecciones de estilo de vida de una persona.

Pero, ¿qué pasa con los factores que no podemos controlar? ¿Qué pasa con las variables externas como dónde vivimos y las cosas que experimentamos a diario?

Si el cerebro humano es esencialmente una esponja que absorbe información, estos estímulos externos podrían tener un efecto acumulativo en la salud mental con el tiempo.

Contaminación acústica y demencia

Según un estudio de 2021 publicado en el British Medical Journal, el entorno de vida de una persona, específicamente su exposición diaria al sonido, está fuertemente asociado con la salud del cerebro y, a menudo, se correlaciona con la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

Según los investigadores, los residentes cuyas casas o apartamentos están cerca de carreteras y vías férreas ruidosas y concurridas tienen un mayor riesgo de desarrollar demencia y subtipos de demencia, especialmente la enfermedad de Alzheimer. Este es un hallazgo especialmente relevante hoy en día porque tanto los casos de Alzheimer como el porcentaje de la población mundial que vive en ciudades están aumentando.

El estudio del British Medical Journal afirma que para el año 2050, el número de personas que vivirán con demencia superará los 130 millones. En la actualidad, aproximadamente 50 millones de personas viven con esta afección en todo el mundo. Entonces, si los casos llegaran a 130 millones, eso representaría un aumento del 160% en 30 años.

Al mismo tiempo, Naciones Unidas proyecta que para el año 2050, el porcentaje de la población mundial que vive en centros urbanos aumentará al 68% del 56% que vive en las ciudades hoy.

Si ambas tendencias se mantienen, los efectos del ruido del transporte en la salud mental podrían volverse aún más evidentes y generalizados. Tanto la contaminación acústica como la demencia ya se consideran emergencias sanitarias mundiales independientes entre sí. Ahora se ha demostrado que estos dos fenómenos están relacionados, y es probable que su creciente prevalencia continúe aumentando.

Como punto de referencia, los investigadores compararon el nivel de ruido de tráfico casi constante en estos vecindarios urbanos como “equivalente a los niveles de ruido en un entorno de oficina abierta y solo 5 dB más bajo que una conversación normal entre personas a una distancia de 1 m”. .”

Este es el ruido proveniente de trenes y automóviles, los cuales son potencialmente peligrosos para los humanos y, por lo tanto, pueden desencadenar una liberación inconsciente de hormonas del estrés en la mayoría de las personas. Este estrés diario es una gran parte de lo que los científicos atribuyen a la aparición de la demencia.

Influencia del ruido del transporte en la salud mental

Aún no se ha demostrado de manera concluyente si la ansiedad es una causa directa de la demencia o simplemente un indicador temprano. Los estudios han mostrado que los adultos con ansiedad son más propensos a desarrollar demencia. La ansiedad se asocia con síntomas fisiológicos como mala la salud del corazón , un conocido precursor del deterioro cognitivo.

La placa dañina que se acumula en el cerebro en condiciones como el Alzheimer es comúnmente provocada por la presión arterial alta. Los accidentes cerebrovasculares provocados por una mala salud del corazón también pueden tener efectos catastróficos en el cerebro.

Como dice el Dr. Seth Martin, profesor de medicina de la Universidad Johns Hopkins: “Cada vez hay más pruebas que relacionan los factores de riesgo cardiovascular con la salud del cerebro”. En otras palabras, lo que afecta tu corazón afecta tu cabeza.

Para aclarar, los incidentes aislados de ansiedad y pánico, aunque aumentan su presión arterial, no necesariamente causan hipertensión crónica.

Sin embargo, según la Clínica Mayo , la ansiedad diaria persistente “puede dañar los vasos sanguíneos, el corazón y los riñones, al igual que la presión arterial alta crónica. Además, las personas que están ansiosas o estresadas son más propensas a adoptar hábitos poco saludables que pueden elevar la presión arterial”.

La exposición diaria a estímulos que desencadenan la liberación de hormonas del estrés puede hacer que una persona se vuelva ansiosa y tenga efectos nocivos para el cerebro.

Un artículo de 2019 publicado en la Revisión anual de salud pública declaró: “Los factores de riesgo y las enfermedades cardiovasculares están relacionados con el deterioro cognitivo y el riesgo de demencia, lo que sugiere que la contaminación del aire y la exposición al ruido pueden contribuir indirectamente al deterioro cognitivo y al riesgo de demencia al influir en la neuropatología vascular”.

La contaminación acústica y el impacto del sueño profundo en la demencia

Los patrones de sueño de una persona también pueden verse afectados por la exposición constante a largo plazo a ruidos fuertes. Y como ahora sabemos, se necesita sueño profundo para mantener una buena higiene cerebral. Durante el sueño profundo, su cerebro elimina los desechos para evitar la acumulación de placa que bloquea las vías neuronales (lo que podría conducir a la enfermedad de Alzheimer).

Dado que su cerebro se “limpia solo” durante el sueño profundo, la falta de sueño profundo significa una mala higiene cerebral, es decir, un mayor riesgo de acumulación de proteínas dañinas. Si las personas que viven cerca de las vías del tren o de las carreteras concurridas sufren patrones de sueño fragmentados y superficiales, entonces tiene sentido que también experimenten tasas más altas de deterioro cognitivo.

Incluso si el sonido de los trenes, automóviles y aviones fuera de la ventana de una persona no logra despertarlos, aún podría resultar en un sueño de menor calidad.

Un estudio de la Universidad de Harvard encontró que los adultos que dormían menos de 5 horas por noche tenían el doble de como propensos a desarrollar demencia. Sin embargo, independientemente de la cantidad de horas que una persona duerma, si no duerme lo suficiente, entonces su cerebro no se está recuperando lo que necesita para funcionar a su máximo potencial.

Contaminación acústica: una crisis de salud pública

En Europa, la contaminación acústica (exposición regular a niveles elevados de sonido) se considera el segundo riesgo ambiental más grave para la salud pública, solo superado por la contaminación del aire. En los Estados Unidos, la contaminación acústica es un problema igualmente omnipresente, especialmente en nuestros centros urbanos.

Una declaración de 2021 de la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental (EPA) dijo que la contaminación acústica “afecta negativamente la vida de millones de personas” en los EE. UU. y “los problemas relacionados con el ruido incluyen enfermedades relacionadas con el estrés, presión arterial alta, interferencia del habla, pérdida de audición , interrupción del sueño y pérdida de productividad”. Muchos de estos factores pueden contribuir al deterioro cognitivo.

Cuando piensa en el cuerpo como un sistema interconectado, no es difícil imaginar cómo algo que causa presión arterial alta o falta de sueño podría eventualmente provocar síntomas como pérdida de memoria o disminución de la productividad. Cuando no se controlan durante varias décadas, estos problemas podrían conducir, y con frecuencia lo hacen, en última instancia a la demencia.

Desafortunadamente, este no es un problema que las personas individuales puedan resolver por sí solas. Insonorizar la casa o mudarse a los suburbios es una opción poco práctica y prohibitivamente costosa para la mayoría de las personas.

Al igual que la contaminación del aire, el problema de la contaminación acústica es uno que las comunidades probablemente tendrán que abordar juntas. Se espera que el aumento de la conciencia sobre los efectos adversos para la salud que causa la contaminación acústica conduzca a reformas legislativas y proyectos de infraestructura para reducir la exposición de los residentes al ruido del transporte.

Cuidar bien de su mente es un esfuerzo continuo y extenso que requiere más que un espacio tranquilo para vivir. Requiere una buena alimentación, ejercicio físico y mental frecuente, nutrición adecuada, manejo del estrés y sueño profundo.

La protección contra el deterioro cognitivo comienza con la conciencia. Conozca sus causas y siga las recomendaciones protocolos de prevención .

Como dijo el historiador griego Plutarco, la mejor manera de vivir una vida próspera es “armarse de conocimiento contra los golpes de la fortuna”.

Entrada anterior

¡El 2 de diciembre es el Día de la Salud Cerebral de la Mujer!

Próxima publicación

6 ingredientes naturales para mejorar la memoria y optimizar el rendimiento cerebral